Primer golpe — El rapto

Ya os he hablado del proyecto anteriormente. Éste es el texto con el que comencé esta aventura literaria. Podéis encontrar el resto de mis textos públicos en la página principal de http://los52golpes.com.

Me dejaron inmovilizado en una vieja silla giratoria que chirriaba con debilidad. Me ataron del cuello y cubrieron mi cuerpo con una capa de tela gruesa de intenso color rojo. Cuando pude abrir los ojos, un gran espejo mostró mi rostro cansado, lívido y ojeroso. Detrás de mí —lo vi a través del mugriento cristal— estaba sentado, en un sofá largo y oscuro, un hombre de unos cincuenta años, de corte militar, canoso, con la tez oscura y el abrigo puesto. Me escudriñaba con ojos vivos pero con gesto solemne. Hubiera jurado que no pensaba en nada. Mi captor se erguía a mi derecha, con una barba cuidadosamente definida y una vieja camisa amarilleada encima de unos vaqueros anchos. Parecía algo más joven que el jefe —el tipo del sofá me parecía el jefe— y daba vueltas alrededor de mi silla con una sonrisa cordial que contrastaba con el brillo diabólico de sus ojos. Hablaban en alguna lengua árabe, casi sin gesticular, y no fui capaz de intuir el tema de su diálogo.

—¿Lo de siempre? —espetó al rato el que estaba de pie.

¿Qué era lo de siempre? ¿Por qué lo dijo en castellano? La figura del sofá seguía inmóvil, moviendo sus brillantes ojos hacia los reflejos de nuestras imágenes. Mantenía su tobillo izquierdo apoyado en su rodilla derecha, entrelazando las manos en la otra rodilla. Apenas movía los músculos de la cara para hablar.

La mugre del suelo cubría las baldosas negras y blancas de aquel local antiguo, de principios de los sesenta —o eso pensé yo—, con pinta de ser usado esporádicamente para ciertos trabajos. A la derecha del jefe había un televisor minúsculo que mostraba imágenes de un noticiario, sin volumen. Delante de mí y debajo del espejo había un par de enchufes, entre sucios y quemados. La atmósfera era turbia y la luz eléctrica, blanquecina, parpadeaba a ratos…

Para leer el texto completo, visita Los 52 golpeshttp://los52golpes.com/johan-cladheart/1-8/

10 Comments

  1. Muy interesante el reto de los 52 golpes. Es cierto, si se escribe mucho algo bueno saldrá, es como las fotos, hay que hacer muchas para dar con lo deseado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s