Los números del 2016

Se cumplen tres añitos desde que puse en marcha el blog, y, aunque este año WordPress no manda informes rimbombantes, es hora de hacer balance de cuentas, como en toda empresa honrada. En este tiempo se ha multiplicado por diez el número de visitas, superando las diez mil este año. Acabo de llegar a los quinientos seguidores de WordPress —habrá artículo para celebrarlo la semana que viene—, contando con más de novecientos en total.

Aterrizan a la página gentes de sesenta y dos países, siendo España, Estados Unidos y México, por ese orden, los que ocupan el podio. Argentina, Colombia, Venezuela, Reino Unido, Brasil, Chile e Italia completan los diez primeros puestos.

Las entradas más vistas pasan por capítulos de «Dos desconocidos» y algunas entradas de premios, seguidas de cerca por las últimas de este año, como la inocentada del «Triste comunicado» o «Yo era rico», y también el complejo «Signos de puntuación». Todo ello viene a confirmar que lo más popular no siempre es lo que yo considero de más calidad. Y es algo sobre lo que he de reflexionar, aunque no cambiará el contenido que quiero ofrecer.

Para los que me preguntáis por la serie «Dos desconocidos», os diré que dejé de publicar capítulos del relato porque no quería seguir añadiendo fragmentos sin saber adónde iba exactamente. Si la historia continúa, lo hará sólo cuando esté escrita por completo.

Por otra parte, ha sido un año bastante atareado. Mi último disco «Misantropías» me ha robado bastante tiempo, amén del trabajo y otros proyectos como D.E.A.D., que —aunque hay plazo hasta finales de enero— no vamos a completar a tiempo. Es algo que me entristece, pero comprendo que no siempre se pueden controlar todos los factores externos cuando se empieza algo, y, además, hemos optado siempre por la calidad antes que la velocidad.

Eso es exactamente lo que pasó con otro proyecto que tenía previsto nacer en 2016 y no lo hizo: mi ansiado primer libro. Lo cual, a decir verdad, me alegra, porque lo cierto es que los textos están evolucionando y mejorando y el resultado será mucho mejor. Pido perdón a los colaboradores que me han brindado sus versos con rapidez y os lanzo la promesa de que verá la luz tan pronto como sea posible, siempre y cuando sea lo mejor que puedo dar.

La novedad que trae el año nuevo es mi fichaje por la secta de los 52 golpes, que consiste —a golpe por semana del año— en escribir una vez por semana durante 2017. De momento la web será una secta privada y la admisión no depende de mí, pero si alguien está interesado y se compromete a cumplir el reto, puede contactar conmigo por correo, y se lo haré saber a la cúpula. Aún hay puestos libres hasta llenar los 52 sillones y promete ser toda una experiencia.

Aprovecho para recordar que podéis hacerme cualquier consulta a ese correo, incluyendo propuestas, colaboraciones musicales y literarias, insultos, fotos eróticas y cartas de amor.

Por último, insisto en que no somos más que motas de tiempo y que cada segundo que pasáis aquí es un regalo que nunca podré agradecer del todo. Gracias a todos y feliz 2017.

Johan.

50 Comments

  1. ¡Buenas!

    Me alegra mucho de cómo te van las cosas en el blog. No tenía ni idea de lo del disco (he llegado aquí hace poco), pero he estado escuchándolo en Spotify y me ha gustado mucho.

    Espero que el 2017 te traiga muchas cosas buenas.

    Besinos ^^

  2. Mis felicitaciones. si es que cuando hay arte… hay arte. Que 2017 vea cómo aumentan tus cifras y a mí para poner mi granito de arena visitándote. Abrazos.

  3. Muchas felicidades por tus logros con el blog. A pesar de llevar tres años en la blogosfera es recientemente cuando te empiezo a conocer y eso que tenemos intereses en común, jum. Como si uno viviera en Asia y el otro en Estados Unidos, misterios de la vida.
    ¡Feliz año!

  4. Felicidades Johan por esos tres años de satisfacciones que nos llevas dando, aunque hay que decir que los super relatos nos dejaban con la boca abierta. 🙂

  5. Felicidades y enhorabuena por esos números. Ya te mandaré al correo cartas de amor y fotos eróticas (de otro). Los insultos… Es que no me sale nada peor que artista. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s