Insomnio (8)

Me prometí que cada vez que no pudiera dormir me pondría a escribir algo. Confieso que ayer me salté mi norma y no quise salir del calor del nórdico. Hoy estoy igual y, harto de toser, he vuelto a vestirme para buscar el sueño en el sofá. Ni siquiera he querido encender el ordenador y estoy escribiendo en la pantalla del móvil —cosa que odio y hago por primera vez–, con un Timberwolves Cavaliers de fondo. No sigo el baloncesto en absoluto, pero me trae gratos recuerdos de cuando caía algún partido de madrugada años ha.

Es curioso cómo pasa el tiempo y cómo evolucionamos para ser personas totalmente distintas, por fuera y por dentro, siendo la misma. Mi familia dice que era un niño muy tranquilo, que me entretenía con cualquier cosa; especialmente si esa cosa era una fila de coches de juguete o de piezas de Lego. Y sigo sin tener problemas para buscar distracciones, de hecho me cuesta comprender a la gente que se aburre lánguidamente cuando está sola. Pero —y a lo mejor es precisamente por eso—, la calma ya me ha abandonado y mi mente es un hervidero. Me estreso. Necesito crear constantemente. No saben la frustración a la que me expongo. Siempre pensando que puedo hacer más, que debo hacer más. Montañas rusas de ánimo y de inspiración a las que me subo cada vez que tengo oportunidad.

Sigo tosiendo y el sueño se debe haber quedado en alguna parte de la cama. Cleveland gana fácil. Chispea y el viento sopla constante. Me he dejado el libro en la mesilla —he empezado el año con Los tres mosqueteros, clásico que nunca leí y que me está pareciendo brillante—, y me temo que me voy a resignar a acabar de ver el partido.

A ver si, mientras tanto, encuentro algún tema o alguna frase para los poemas que me quedan por completar. Los que me sigan por Instagram o Facebook habrán visto ya que estoy en pleno proceso de creación y corrección de mi primer libro, que se llamará «Poesía abaratada». La verdad es que me gustaría publicarlo mañana pero aún queda tiempo de fabricación. ¿Ya os he dicho que soy impaciente sin remedio? Creo que de niño no lo era. En fin, un saludo a los insomnes y buenos días a los que pasen por aquí de buena mañana. Sueño, ¿dónde estás?

73 Comments

  1. Aquí es la tarde-noche de un día bastare lluvioso y de frío espeluznante. Escribo un reporte sobre el fenómeno de El Niño en el Pacífico…
    Entiendo de esos insomnios, está todo y nada a la vez, un completo desorden y frustración, también odio escribir desde el móvil pero reconozco que es la mejor opción cuando no quiero levantarme y hacer algo más formal desde la pc…yo duermo hasta que el sueño me venza.

  2. Insomne desde que he llegado a esta loca barrera de los 40. Toda la vida he dormido de maravilla y ahora me despierto de madrugada y me pongoba leer blogs ajenos.
    Comparto lo de odiar escribir desde el móvil y también esta mente inquieta que todo el dia está inventando. Ya sabes el refrán: “Mal de muchos consuelo de tontos”
    En vez de ver baloncesto, bien podrías estar escribiendo un relato “erótico-festivo” que nos adeudas. Al menos así tendría algo que hacer para poder volver a dormir.
    Dulces sueños querido!!

  3. Yo me siento identificado con todo lo que dices, incluso con lo de la tos, porque llevo tres días con un febrón impresionante y mocos por encima de mis posibilidades.
    Eso sí, aunque la película de 1948 es una de mis favoritas, con el libro nunca he podido. No me gusta su forma de escribir.
    Un abrazo y cuida esa tos.

  4. Normalmente no tengo problemas para dormir. Cuando me pasa, pongo música relajante y dejo la mente en blanco. Funciona muy bien.
    Otra de las cosas que hago si estoy tiempo descansando mal es hacer ejercicio. El agotamiento físico consigue hacerte caer rendido.
    No se si alguna de las dos ideas te ayudará. Debe ser horrible querer y no poder.
    Un beso!

  5. Que te mejores Johan. Yo siempre escribo las entradas en el móvil y las retoco en el PC… Soy vuestra antítesis, ja ja ja. Es mi que tiene hora y media de tren cada día. Un abrazo

  6. Yo tengo un relato sobre lo que hice una noche de insomnio. Las mentes inquietas y creadoras tienen estas caras ocultas. Un abrazo relajante para esas horas interminables.

      1. La entrada se llama Insomnio, tiene tiempo. Y los abrazos no valen para la siesta, la siesta está para otras cosas y lo sabes. 😉

  7. Cada cerdo tiene su San Martín que se dice por aquí. Yo soy de los que tienen grandes problemas para dormir, con pastillas puedo llegar a dormir el día que más cuatro horas, sin pastillas no llego a una hora. Normalmente a las cuatro o cinco de la madrugada me siento en el ordenador y me pongo a escribir y de hecho es el mejor momento para hacerlo, bueno el mejor o en el que más cómodo me encuentro, lo de escribir en el móvil me es totalmente imposible no me concentro si me siento a gusto, ni siquiera en la tablet soy capaz de escribir. Por lo que se lo que puedes estar pasando, pero sin tos. Abrazos-

      1. Es difícil cambiar los hábitos. Yo hace dos años no podía dormir más de 6. Ni en fines de semana. Pero ya he subido a ocho. Hay que ponerse cabezón, cambiar colchones, hábitos, comidas, deportes y poco a poco se puede conseguir. Bueno, lo digo sin conocer tu caso, claro está; pero ¡ánimo!

      2. Si. Es cierto que cambiando hábitos se puede llegar a poder dormir un poco más. Y como dices mi caso es algo complicado, padezco fibromialgia y unos de los muchos síntomas es el insomnio.

      3. Eso ya es más peliagudo. Pero no te rindas. Aún a riesgo de meterme donde no me llaman, prueba con fisioterapia si no lo has hecho. Y descarta la celiaquía. Supongo que ya habrás hecho y probado todo lo posible, pero bueno, por si ayuda. Entre tanto, disfrutaremos tus versos de madrugada.

      4. La verdad es que he probado de casi todo, ya que decir todo sería decir demasiado, pero bueno algún día darán con algo que nos ayude a, si no a que desaparezca, si a llevar una vida un poco mejor sin tanto dolor. Mientras tanto seguiré dándole al teclado de madrugada. 😉

  8. Morfeo me dijo que se iba de fin de semana largo a un Spa,igual por eso se olvidó de dejarte tu ración de sueño, cladheart. La próxima vez que pase por casa le doy un par de collejas por despistado, para que no lo vuelva a hacer, aunque suele visitarme poco. Que te mejores, bombón

  9. Soy la única q cae como un tronco? A no ser q algo me estrese claro. Tendrás q buscar algo q t relaje y embelese al meterte en la cama…, se me ocurren cosas… jeje, besitos, cuidate esa tos!!!

      1. Jajajaja, no había llegado hasta tal conclusión… Eres gracioso!!! Seguro q algo más se t ocurre, besos

  10. Ojalá hayas podido descansar, no hay nada peor que una noche sin sueño. Éxito con tu libro! me muero por saber más al respecto y poder leerlo 😀

  11. Pues a pesar del insomnio, la tos y el coñazo que supone escribir en movil… lo haces de maravilla. Vamos que ni parece que estés malito. (¡mejorate!)
    A mi también suelen visitarme las musas nocturnas, pronto voy a darles una colleja y a decirles que me visiten a otra hora y que me dejen dormir.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s