Catwoman, la novia y la leche

—Inspirado en la entrada de El Bic naranja y la ilustración de Elena Vizerskay—.

5f0f6c5a1b7435b245761d22a480a978

Y entonces dijo Catwoman:

—¿Se puede saber por qué no les has dado de comer a los gatos?

Y ella respondió:

—Es el día de mi boda. Tengo otras cosas en las que pensar, ¿vale? Además, ¿qué haces desnuda?

Catwoman calló unos instantes. Después la miró fijamente y se confesó:

—Quería estar contigo una última vez.

—Eso es imposible. ¡Me caso hoy! Ya lo hemos hablado. Lo nuestro se acabó. No puedo seguir con eso.

—He traído leche —Catwoman jugó su carta más alta con aquella proposición.

Y allí se desató la pasión y ellas no hablaron más de lo necesario las dos horas siguientes. Los gatos maullaron por el hambre al principio y después lamieron la leche que goteaba de los cuerpos de la heroína y la novia.

El novio acaba de llegar al altar y espera a su prometida. Batman, por su parte, no sabe dónde está Catwoman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s