Rutina

¿A quién queremos engañar, Rutina? Ni tú me caes bien ni yo te caigo bien a ti. Ya sabes que no puedo apagar el despertador a al misma hora un día tras otro, ni puedo seguir un calendario, aunque lo haya planificado yo. Bien sabes que necesito mi orden desordenado, mi comer cuando me entra el hambre y mi dormir cuando me entra el sueño. ¿Qué demonios es la hora de comer? ¿Acaso sólo se puede comer a una hora determinada? No, Rutina: tú y yo no podemos vivir juntos. Y no es por ti. Es por mí, aunque suene a tópico. Sin embargo, te confieso, Rutina, que cuando me libro de ti te echo de menos. Un poco. Empiezo a pensar en organizarme, en el mañana empiezo, en propósitos de días nuevos, en seguir normas para escapar del caos que me provoco cuando la libertad me sobra.

También he probado a tenerte a ratos, usarte a mi antojo, para ciertos días, para ciertas cosas. No soy hombre de medias tintas, tampoco me funciona. Supongo que tendremos que estar juntos algunos lunes y despedirnos los jueves. Pero aún así me cargas y me llenas de ira. Sé que no naciste, que te hemos inventado, y quiero vivir sin ti. Aunque luego dejo de creer. Rutina, ni contigo ni sin ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s